sábado, junio 10, 2006

Guion de misa para Corpus Christi

Celebrando la Vida
en el
Nuevo Milenio
Guiones para la celebración de la Cena del Señor
Ciclo "B"
Miguel Ángel Osimani
EDICIONES BETANIA

SOLEMNIDAD DEL SANTÍSIMO CUERPO
Y SANGRE DE CRISTO
PREPARACIÓN:
Antes de la salida del celebrante.
Hoy la Iglesia universal está de fiesta; celebramos la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, la fiesta del Corpus Christi. La presencia de nuestro Dios bajo las apariencias del pan y del vino. Cristo oculto pero realmente presente entre nosotros, su pueblo, con quien quiso quedarse hasta el final de los tiempos.
AMBIENTACIÓN:
Luego del saludo inicial y antes del acto penitencial.
Jesús cumple su promesa de permanecer entre nosotros hasta el final de la historia: se queda con una presencia real en la Eucaristía, en la que renueva y actualiza su ofrenda al Padre y se nos entrega como verdadero alimento para la vida espiritual. En cada Eucaristía se hace presente el misterio realizado en la última cena: Jesús ofrece al Padre su Cuerpo que será entregado por nosotros y su Sangre que será derramada por nosotros en la cruz.
1ª. LECTURA: (Ex 24, 3-8) (texto)
Ya en el Antiguo Testamento, Dios hace una alianza con su pueblo, que ya es figura de la Eterna y definitiva que se realizará por la Sangre del mismo Hijo de Dios.
SALMO RESP.: (115, 12-13. 15-18) (texto)
R. Alzaré la copa de la salvación
e invocaré el Nombre del Señor..
2ª. LECTURA: (Hb 9, 11-15) (texto)
El Apóstol nos presenta a Cristo como el sumo sacerdote de la Alianza, quien nos redime por lo que su muerte y su sangre significan: la entrega perfecta al Padre en el cumplimiento de su voluntad.
SECUENCIA: (texto)
Con esta antigua secuencia, cantamos al misterio del que vivió siempre la Iglesia y del que seguiremos viviendo nosotros: el Pan y la Palabra de Dios.
EVANGELIO: (Mc 14, 12-16. 22-26) (texto)
Escuchemos, en la proclamación del santo Evangelio, al mismo Jesús que hoy nos manifiesta su presencia real en la Eucaristía, que es la Nueva, Eterna y definitiva Alianza.
.
ORACIÓN DE LOS FIELES:
CELEBRANTE:
Queridos hermanos y hermanas, elevemos a nuestro Padre del Cielo esta plegaria, por Cristo que nos invita a todos a su Cena y en ella entrega su Cuerpo y su Sangre para la vida del mundo.
GUÍA: A cada una de las intenciones responderemos orando:
"POR CRISTO, PAN DE VIDA, ESCÚCHANOS SEÑOR"
v Padre de bondad, te pedimos por la Santa Iglesia, enriquécela con la celebración de los misterios de tu Hijo, oremos...
v Señor del Universo, te pedimos por el Santo Padre, los Obispos y todos tus ministros, haz que imiten con su testimonio de vida, lo que celebran en el sacramento, oremos...
v Señor de la historia, te pedimos por todos los que habitan esta tierra, para que en Jesús Eucaristía encontremos el verdadero fundamento que necesitamos para construir una patria de hermanos, oremos...
v Padre de todo consuelo, que con el Pan de Vida nos das el remedio de la inmortalidad y el germen de la resurrección, te pedimos que des la salud a los enfermos y la esperanza a los pecadores, oremos...
v Señor de la vida, te pedimos por todos los cristianos, para que aumentes la unidad y la concordia entre los que verdaderamente creen en ti, oremos...
CELEBRANTE:
Padre de nuestro Señor Jesucristo, que en El has realizado una nueva y definitiva Alianza con toda la humanidad, concédenos venerar de tal manera los sagrados misterios de su Cuerpo y de su Sangre, que experimentemos constantemente en nosotros el fruto de la redención. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor.
PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS:
Estos dones que se convertirán en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, deben ser un signo real de nuestra ofrenda al Padre: el compromiso de llegar a El pasando por nuestro hermano.
DIALOGO DEL PREFACIO:
Uniéndonos al sacrificio que ofrece la Iglesia desde la salida del sol hasta el ocaso, demos gracias a Dios que ha querido establecer una Alianza de amor con todos los hombres.
COMUNIÓN:
Que la participación en este Pan de Vida, nos una entre nosotros y nos llene siempre de vida, y que realmente nos imprima los mismos sentimientos del Señor, amando a todos y cada uno de nuestros hermanos como Él nos ama a a nosotros.
DESPEDIDA:
Esta Eucaristía debe ser un compromiso de examinarnos en el amor, ya que no podemos entrar en comunión con Cristo, si antes nos entramos en verdadera comunión con cada uno de nuestros hermanos.

1 comentario:

begoña dijo...

No iría nada mal que el directorio y guía de una misa solemne, como es el Corpus Christi tuviera guía de cantos, como orientación.
Muchas gracias.